Para iniciar el #mtnwokemonth, MTN World habla con JDL: una nueva muralista de los Países Bajos cuya elegante obra está invariablemente impregnada de un mensaje social.


La artista holandesa JDL es el seudónimo de Judith De Leeuw. Sus primeros trabajos, que comparte en Instagram, muestran sus habilidades con un bote de spray para producir retratos fotorrealistas de personajes famosos, pero con el tiempo ha adaptado sus habilidades a muros de gran formato en varias ciudades del mundo. A menudo basada en causas sociopolíticas, cada intervención que realiza contiene capas de significado dignas de análisis, disfrazadas dentro de la limitada paleta que utiliza.

En una entrevista grabada para la serie Real Talk Podcast, JDL describe el punto álgido de su activismo a través del arte. En 2020, viajó a Roma donde fue invitada a pintar un mural en colaboración con la organización Yourban2030. La enorme obra “representa a una mujer que se mira en un marco, como un espejo, viendo su reflejo como un hombre. Está diseñada para crear una comprensión emocional en el proceso de aceptación en el movimiento LGBTQ +”. Se trata de un mural que rinde homenaje a los 50 años de historia del movimiento LGBTQ + y a la lucha por la consecución de sus derechos civiles. Además, la obra se terminó con pintura Airlite, que se dice que reduce los contaminantes en el aire.

JDL describe su transición personal desde el graffiti al nuevo muralismo. “Empecé con un grupo de amigos que eran escritores de graffiti muy activos… Hacía personajes pero también letras”. En la escuela de arte se le abrieron los ojos a la posibilidad de hacer murales. “En 2014 vi mi primer arte callejero de alto nivel, un mural realmente grande, y pensé: ‘Esto es algo que debería hacer'”.
Consideró que pintar murales era un reto mayor, pero también empezó a experimentar fricciones en su crew de escritores de graffiti, debido a algunas de sus actividades delictivas. Así que dejó el grupo. “Me encerré en una habitación y me puse a practicar… Quería que mi vida mejorara”. Su camino se alejó de sus antiguos amigos, pero hace poco volvió a ponerse en contacto con ellos, y se sorprendió de su reacción: “Estaban muy orgullosos de mí”. Subraya que no asocia todos los graffitis con la delincuencia, pero en su caso, se alegró de dejarlos atrás.

Los aspectos técnicos que describe JDL constituyen una escucha esencial para los artistas que se inician en la escena de los murales de gran formato: “Cuando tenía 18 años, pensaba que cuando pintabas de forma realista, tenías que hacerlo desde la mente. No podías tener ninguna referencia. Y luego, a los 19 años, vi por primera vez a una persona pintar con un cuadro, con una referencia”.
Viajar forma parte del circuito de los muralistas, y JDL ha visitado lugares tan famosos como los Muros de Wynwood en Miami y el Festival de Roskilde en Dinamarca, pero estos viajes no fueron los más memorables: “Los lugares más interesantes en los que he estado eran en realidad los más pobres. En Kosovo se construyeron bancos con ladrillos, porque no había dinero para hacer bancos públicos. Vi a la gente coger ladrillos y hacer bancos para pasar el rato”.

Al hacer declaraciones sociales, los artistas como JDL se exponen a la crítica personal, pero también son las únicas voces del arte del graffiti y el nuevo muralismo que pueden influir en el cambio social o reflejar la opinión popular o progresista en la esfera pública a una escala significativa.
Podrás consultar la entrevista completa la semana que viene como parte de nuestra serie Real Talk Podcast en Apple, Spotify and Ivoox.

Añadir un comentario