Lucas Hunter es el comisario de Grafiti Tapes: el único sello discográfico del mundo especializado exclusivamente en música hecha por escritores de graffiti.
Desde los orígenes del graffiti, los músicos han buscado colaborar con los artistas del aerosol para realizar logos, portadas de discos y vídeos. Hay un selecto grupo de individuos que se han hecho un nombre produciendo tanto arte como audio: desde pioneros como Rammellzee hasta nombres contemporáneos como Grems, personajes que han sabido expresar sus alter-egos de forma multimedia.
Reconociendo que existía la posibilidad de unir a algunos escritores en un solo sello, Lucas Hunter -aka Luca Lozano aka Planet Luke- puso en marcha el proyecto en 2013 y ha pasado a lanzar 12 cintas de edición limitada que han incluido los talentos de Nug VIM, Uzi WUFC, Mosa y Richard Sen aka Coma.

En el marco del #mtnmusicmonth, hablamos con Hunter sobre su formación en graffiti, su estilo de diseño de la casa y la filosofía de Grafiti Tapes.


La mayoría de la gente te conoce como DJ y productor, pero siempre has incluido referencias al graffiti en tu producción. ¿Cuáles son tus antecedentes en la subcultura? ¿Cómo influyeron tus experiencias pictóricas en lo que haces hoy?
Me interesaba el graffiti cuando era un niño en Londres, recuerdo que tenía unos 8 años y veía los muros de las vías y los paneles en el metro. Vivía en el sur de Londres y recuerdo que nombres como Sub, Shu y Regret aparecían por donde yo vivía. Nunca supe muy bien qué o por qué estaban ahí, pero sabía que me gustaban, algo relacionado con las letras estilizadas y la audacia de los tags. Cuando tenía 10 años, mi amigo escribió mi nombre con rotulador en una puerta de madera cerca de mi colegio. No pude dormir durante semanas por miedo a que la policía apareciera y me arrestara.
Empecé a pintar en serio hacia 1993, cuando me mudé al norte, a Sheffield. Lo que empezó como los habituales garabatos de los libros de texto evolucionó hasta convertirse en bocetos, planificación de misiones y robo de pintura. Me acompañó durante años hasta que empecé a bajar el ritmo a mediados de la década de 2000. Me había mudado a Berlín y me estaba dedicando más a la música a tiempo completo, pintábamos de vez en cuando, pero esa sensación mágica había desaparecido. Sigo siendo un ávido fan de la escena y coleccionista de los objetos efímeros.
Creo que el graffiti fue importante porque me permitió convertirme en un artista autodidacta, el graffiti te enseña autodisciplina y determinación. El incesante garabateo y los tags te enseñan a seguir empujando y a no conformarte nunca con algo que podría ser mejor. Creo que he sacado muchas buenas ideas sobre los colores y la composición, tomando como referencia lo que queda bien en la calle y lo que queda bien en el papel o en una pantalla. La velocidad a la que se consume el graffiti se traduce bien en otros ámbitos, es publicidad con inmediatez y, obviamente, lo he tenido en cuenta en mi trabajo con los sellos discográficos que dirijo.

¿Cuál es la diferencia entre viajar como escritor y como DJ? ¿Qué aspectos de ambos prefieres?
La diferencia es enorme. Cuando eres DJ, te encuentras con alguien en el aeropuerto y te cuidan, te llevan de un lado a otro y te llevan a cenar. A medida que me hago mayor, aprecio de verdad que me cuiden de esa manera, es un pequeño lujo y sigo siendo consciente de que es un trato especial. Viajar por graffiti me ha hecho ser mas consciente de los polos opuestos que la mayoría de la gente, ya que he pasado por misiones nocturnas y me he alojado en algunos lugares horribles de Europa.
Ambos extremos son importantes y agradables de experimentar, me encantaba la sensación de sobrevivir con casi nada en los tours de graffiti, experimentas la ciudad de una manera muy diferente y te sientes cerca de ella de una manera que no puedes mientras estás sentado en un taxi o mirando el mundo a través de una ventana. Hoy en día prefiero tener un lugar limpio y tranquilo para dormir, pero estoy agradecido por los recuerdos que tengo y por el hecho de poder comparar, creo que eso tiene un valor incalculable en la vida.

“Creo que el graffiti fue importante porque me permitió convertirme en un artista autodidacta, el graffiti te enseña autodisciplina y determinación. El incesante garabateo y los tags te enseñan a seguir empujando y a no conformarte nunca con algo que podría ser mejor.”

¿Cuáles han sido tus viajes más memorables?
Para ser sincero, los recuerdo todos muy bien, quizá sea una combinación de la edad que tenía cuando viajaba y el hecho de que la mayor parte del tiempo estás lleno de adrenalina. Las vistas y los olores han quedado grabados en mi memoria para siempre. Disfruté especialmente de mi estancia en Bélgica con los crews ERS y TOY. Fue una época emocionante para el graffiti, en la que se exploraban nuevas formas de escribir, y me asombraban mucho esos grupos y las personalidades individuales que había en ellas. Las barbacoas y las piezas con gente como RECTO, HAVR, MERCURY, 2SHY, REV y otros fueron algunos de los mejores momentos.
Como DJ he perdido la cuenta de las veces que he estado fuera, pero también ha habido momentos y encuentros memorables… desde encuentros no deseados con nazis en San Petersburgo hasta casi ser destruido por una bomba en Bogotá. He estado en casi todo el mundo, excepto en algunos países, y tengo mucha suerte de haber conocido y mantenido la amistad con gente de todas partes. Estoy deseando volver a salir.

¿Cuándo se te ocurrió crear un sello centrado en la contribución de los escritores a la música? ¿Qué escritor te hizo pensar que era posible?
Grafiti Tapes comenzó en 2013, creo, no lo recuerdo claramente, pero creo que el concepto se hizo realidad después de hablar con Luke Eargoggle AKA Dudes de Gotemburgo. Me proporcionó la primera cinta y recuerdo que me entusiasmó la posibilidad de hacer un sello que combinara dos de mis cosas favoritas. Conocía la historia de la música con el graffiti, los diversos coqueteos y las apariciones aleatorias de bandas sonoras en vídeos de graffiti, pero sentía que no había nada que encapsulara el tipo de graffiti y música que me gustaba.
Desde el principio era importante para mí representar ambas cosas adecuadamente y dar luz al estilo que me interesaba. El clásico Electro de Eargoggle y su estilo igualmente clásico eran un ejemplo perfecto de ambas cosas.

Tu trabajo de diseño como Planet Luke se aprecia claramente en la estética de fanzine fotocopiado de la serie Grafiti Tapes. ¿A qué diseñadores o publicaciones consideras los padres de tu estilo?
Empecé a hacer flyers alrededor de 2001, hacía malas copias de Buddy Esq Jr y utilizaba ese estilo de las primeras blockparty de hip hop en mis diseños. También me interesaban los carteles y flyers del hardcore punk estadounidense, los extremos de las fotocopias y la reducción de las imágenes a blanco y negro. Nunca me interesó la zona gris y eso perdura hasta hoy.
En mi trabajo sólo utilizo dos colores y eso es una influencia directa de los flyers fotocopiados en los que el artista sólo podía permitirse copias en blanco y negro sobre un papel de color claro. Nunca tomé conscientemente las pautas de artistas o diseñadores establecidos y buscaba influencias en la calle; me encantan los carteles de las tiendas y las cosas dibujadas a mano… arte accidental hecho por gente que nunca se consideraría artista.

Antiguamente, los vínculos entre la música y el graffiti eran quizá mas claros: Futura 2000 y The Clash, Doze Green y The Rock Steady Crew, etc. Hoy en día, los artistas tienden a alejarse de los micrófonos, y quizás sólo contribuyen con algún diseño sacado de la manga. ¿Estoy equivocado?
Sí, no sé, algo pasó en algún momento. Hubo muchas cosas a mediados y finales de los 90 que no envejecieron bien, las cosas empezaron a tomarse demasiado en serio y quizás el elemento machista del graffiti se involucró demasiado. No obstante, me parece bien y tiene sentido, ya que el choque de medios es un poco excesivo. Por ejemplo, no me imagino a los artistas conceptuales tomando el micrófono y rimando sobre sus técnicas de pintura y sus esquemas de color.
La música de Grafiti Tapes rara vez es una representación directa del propio graffiti y creo que es mejor cuando no tiene ninguna relevancia obvia….la música es música y el graffiti es graffiti. Lo único que me interesa es “decorar” la música con piezas, proporcionando un telón de fondo de información que establezca un lugar en el tiempo y el espacio.

La serie Grafiti Tapes ha incluido EPs de gente como Nug y Mosa, mixtapes de 10 Foot y Snatch PFB y una coproducción especial de 12″ con el Sex Tags camp. ¿Cuál es la filosofía de la serie? ¿Te imaginas más contenidos digitales en el futuro?
No hay una filosofía en sí, pero la dirección natural de la serie viene dictada por mi gusto personal, como ya he mencionado. Sólo publicaré artistas que me parezcan adecuados para el proyecto, la música tiene que ser algo que yo escuche y el graffiti tiene que ser algo que me guste. No publicaré artistas de dubstep que se dediquen al street art fotorrealista, por ejemplo (lo siento). Me gusta el vandalismo real, me gustan los throw ups y las piezas rápidas, y lo mismo podría decirse del lado de la música, me gustan los sonidos clásicos y me alejo de todo lo que es demasiado elevado y demasiado pensado.

Muchos de los artistas que aparecen provienen de Escandinavia, ¿por qué crees que es así? ¿Qué tiene de especial la escena de allí?
Esa es una buena pregunta que ya he pensado antes. Para ser honesto, no tengo ni idea, tal vez se puede rastrear el estilo de graffiti hasta unos pocos pioneros o giras en los años 80 donde la gente recogió el estilo de Nueva York o vincularlo a la mierda de clima frío que asegura que todo el mundo se queda en casa y juega con sus cajas de ritmos.
Definitivamente hay una “escena” de escritores y músicos en Suecia, Noruega y Finlandia que están haciendo cosas que me gustan. Los escandinavos son buenos para promocionarse a sí mismos y a su lugar de origen, lo he visto en mis amigos suecos y noruegos y probablemente no les guste admitirlo, pero es una escena muy unida en la que la gente parece ayudarse mutuamente.

Mosa estuvo detrás de la octava cinta, y también resulta ser el artista de portada de la última revista Tramontana. ¿Cómo te enteraste de su capacidad de producción?
Fue simplemente estando en las redes sociales, había visto un disco que había hecho con otro productor francés y me puse en contacto con él para explicarle el proyecto. Soy muy fan del trabajo de Mosa, la forma en que muestra el movimiento humano mientras marca era similar a la forma en la que se mueve el dj haciendo scratching. Fui a algunos de sus conciertos en Berlín y nos hicimos amigos, me alegré mucho de que quisiera formar parte del sello y el póster que hicimos después con él es uno de mis favoritos de todos los tiempos.

La última cinta de Richard Sen aka Coma ha sido quizá el lanzamiento más ambicioso, con una entrega en cinta y vinilo, además de una entrevista en podcast de formato largo para dar contexto al EP. ¿Cómo fue trabajar con un veterano como Richard?
Llevaba mucho tiempo admirando a Richard, me puse en contacto con él hace años, pero las cosas nunca cuajaron. El hecho de que fuera uno de los primeros escritores de Londres, una leyenda que nunca morirá, su panel de cuello de botella en la línea de metro es parte del folclore del graffiti del Reino Unido y no creo que se pueda apreciar completamente el impacto que ha tenido en la gente. Richard quería hacer un vinilo, además de una cinta, y me alegro de que lo hayamos hecho, ya que ha servido a su legado. Hablé largo y tendido con él en el podcast y fue un placer descubrir que es una persona amable y honesta que todavía tiene el ardiente deseo de crear cosas nuevas y explorar nuevos caminos.

“Me gusta el vandalismo real, me gustan los throw ups y las piezas rápidas, y lo mismo podría decirse del lado de la música, me gustan los sonidos clásicos y me alejo de todo lo que es demasiado elevado y demasiado pensado.”

De los temas que has sacado, ¿cuál crees que representa mejor a Grafiti Tapes?
No creo que pueda responder a esa pregunta. Cada cinta es una obra de arte en sí misma y representativa del escritor y de la escena en la que se encuentra. La cinta con 10 Foot and Tapes es muy diferente a la cinta con Nug, por ejemplo, y esa es la belleza de todo el asunto: cada lanzamiento es una cápsula de información que muestra a esa persona en el tiempo y el espacio.

Echa un vistazo al catálogo de Grafiti Tapes aquí.

Añadir un comentario