Las fantásticas figuras de Lauren YS no sólo están excelentemente ejecutadas, sino que se crean para protestar contra el fanatismo y el racismo.
Lauren YS reside en Los Ángeles y sus murales y trabajos de estudio están fuertemente influenciados por la política de género, el mundo de la fantasía y su herencia asiático-americana. Aunque en un principio se inspiró en fuertes artistas femeninas como Miss Van y Faith 47, ahora Lauren es un perfil mundialmente conocido por derecho propio.
Como colofón a un mes de cobertura del graffiti fantástico, MTN World se puso en contacto con Lauren para averiguar qué hay detrás de su perspectiva y enfoque únicos del arte del graffiti.


¿Puede contarnos un poco cómo llegó a ser la Lauren YS que conocemos y apreciamos a finales de 2021?
Simplemente, siempre he querido contar historias. Crecí entre Honolulu y un pueblecito de Colorado (literalmente «Littleton») y me pasaba el tiempo con mi cuaderno de dibujo, viajando con mi familia (mis padres eran pilotos/auxiliares de vuelo), soñando despierta y metiéndome en líos.
Me trasladé a la Costa Oeste para estudiar y me enamoré del arte lowbrow, el street art, la animación, el desierto y la riqueza y diversidad de la comida asiática en California. Después de la escuela, empecé a escribir novelas gráficas o hacer animaciones, pero rápidamente me vi envuelta en el mundo de la pintura, por el movimiento, la libertad y la escala.
Cuando crecí era muy callada y nunca dejaba que nadie me viera dibujar, vivía muy metida en mi misma, pero creo que siempre he sido (a falta de mejor descripción) enfadada, gay y obsesiva. Resulta que estas cosas son una buena fuente de energía para hacer murales, cuando se suman a un montón de trabajo duro.
Empecé a pintar con la intención de llevar la fantasía, el escapismo, el color, y la rabia femenina al mundo, pero no fue hasta los últimos años que me di cuenta de lo necesario y poderoso que puede ser lo político en el mundo y desde entonces he tratado de redoblar mis esfuerzos para incluir más educación, disidencia, representación y defensa en mi trabajo.
Las historias que quiero contar sobre los mundos imaginados son ahora menos fantasía, el mito o la evasión, y más sobre quiénes somos, lo que es justo y lo que podemos lograr aquí y ahora.

«Sinceramente, espero que el arte -o cualquier actividad creativa- nunca llegue a ser totalmente digital. El arte nunca podrá y no debería desprenderse de la mano del artista.»

Puede que algunos de nuestros lectores no entiendan la necesidad de comprobar y respetar los pronombres de las personas. ¿Cómo se puede explicar a las personas que no han reflexionado mucho sobre el tema?
Respetar los pronombres es una práctica poderosa porque comunica una
comprensión de la persona más allá de lo que ves, y también rompe las barreras
creadas por el lenguaje que han estructurado ideologías, de las que creo que, como personas, necesitamos desesperadamente desprendernos.
Respetar los pronombres de alguien es un pequeño gesto de fe en que un individuo es quien dice ser independientemente de cómo estemos condicionados para «leerlo». No pretende ser una fuente de irritación, o algo diseñado para enfadarse -es una invitación a través de la puerta del lenguaje a imaginar las infinitas formas que puede adoptar el género, y a reposicionar esa condición de persona en manos del individuo y no del espectador.
Es como si alguien se cambiara el nombre: si dice que se llama así, entonces se llama así, y sería una falta de respeto y  una postura obsoleta no llamarle como quiere. Devuelve a la persona la capacidad de actuar desde su interior, en lugar de la codificación ajena. Puede ser un poderoso acto de amor propio que puede crear una sensación de seguridad, autoestima y comprensión en espacios que, de otro modo, pueden resultar alienantes.
También me gustaría ver palabras realmente anticuadas como «señora», «señorita», «señor» utilizándose menos. Asimismo prepara el camino para otros que innegablemente se cruzarán en nuestro camino, y poco a poco estos hilos de respeto se filtrarán bajo la superficie del lenguaje para dar lugar a una comprensión más profunda de quiénes somos como personas, más allá de las trampas en las que el pensamiento de género ha programado nuestras mentes durante tanto tiempo.

Eres artista, muralista e ilustradora. ¿Hay alguna salida que prefiera a las demás?
Pintar murales siempre será la guinda del pastel. Creo que la mayoría de los muralistas probablemente se sientan así. Trabajar a gran escala es mucho más divertido, te obliga a estar físicamente en el presente. Es desafiante y dinámico, y mezclado con la posibilidad de viajar, los elementos, y las experiencias comunitarias, es bastante imposible de superar.
Sin embargo (y yo lo aprendí por las malas), no se puede esperar progresar
como artista sólo pintando murales; y el trabajo tranquilo y meticuloso de exploración que se hace en el estudio es igual de valioso. Todo ello es simbiótico. El núcleo de mi trabajo será siempre la ilustración, un trabajo conceptual realizado en blanco y negro, que es muy intuitivo y divertido, y en los últimos años he estado trabajando para sentirme más cómoda con las bellas artes y la pintura.
El color no es tan intuitivo para mí, y para ser honesta, prefiero trabajar en esquemas de color con spray que con un pincel (más divertido, más rápido), pero creo que es muy importante pasar tiempo experimentando en el estudio sin ningún tipo de presión externa para desafiarte a ti mismo.

Hemos conocido tu trabajo a través de Instagram y esta entrevista se realiza por correo electrónico. ¿Es el arte completamente virtual ahora? ¿O es necesario alimentar las escenas locales?
Sinceramente, espero que el arte -o cualquier actividad creativa- nunca llegue a ser totalmente digital. El arte nunca podrá y no debería desprenderse de la mano del artista.
La conveniencia nunca debe pesar más que la calidad o la autenticidad. Es algo parecido a lo que pienso de la animación: sí, el CGI/3D es más fácil, más rápido y más barato, pero nunca tendrá el mismo poder o sentimiento que el stop-motion.
Igual que la tecnología nunca será capaz de replicar el carácter y sutilezas de la presencia de un artista -especialmente en los murales-, las técnicas de resolución de problemas realizadas sobre el terreno, la infusión de la experiencia personal, la de los obstáculos especiales, el reflejo del color y la energía del entorno.
La tecnología es poderosa sólo en la medida en que los humanos son capaces pero el arte es una práctica del corazón, y siempre requerirá un toque humano en su núcleo para conservar su integridad. Y sí, a la necesidad de nutrir las escenas locales.
El street art está tan entretejido en el tejido social de una comunidad, siempre hay que prestar atención al modo en que se comparte el espacio con los artistas, los amantes del arte y los propietarios que interactúan con esos espacios a diario. El arte tiene mucho poder para construir una comunidad; lo que ocurre a través de Internet no debe superar lo que ocurre barrio a barrio, calle a calle.

«Cuando empecé a pintar murales, era muy poco común escuchar discusiones sobre género o queerness en estos círculos, y el hecho de que me he encontrado atrapado en algunos conversaciones profundas con gente con la que antes no me imaginaba hacerlo antes significa mucho, y espero que todo el mundo esté discutiendo estas cosas más a menudo.«

¿Qué aportaciones ha recibido de la escena del graffiti y del arte callejero a lo largo de los años?
Crecí idolatrando a pintores como AIKO, Faith47 y Swoon, artistas artistas cuyas obras y actitudes eran muy femeninas, contundentes, francas socialmente y sin miedo. También soy una gran fan de escritores/pintores como la ETAM cru, ARYZ, Smithe, Alexis Diaz, DEIH, The Weird Crew (de Viena/Alemania), Gaia, Miss Van, Okuda. Además, actualmente admiro a algunos pintores increíbles como Emily Ding, Sickid y Bakpak Durden.

Utilizas tus obras de arte y, más explícitamente, tus medios sociales para apoyar causas sociales como BLM, Stop Asian Hate y la justicia para los pueblos indígenas. ¿Cómo puedes cuantificar el impacto de tu trabajo?
Extrañamente, a través de la cantidad de odio que recibo, por lo general si hago un punto o un argumento que provoca controversia y empiezo a recibir respuestas de los Proud Boys, de los anti-vaxxers, de los supremacistas blancos, de los racistas, o de los fanáticos, entonces sé que algo efectivo está sucediendo. No es que el objetivo sea ir por ahí siendo divisivo sólo porque sí, pero creo que la contención es una poderosa señal de que lo que estás hablando tiene resonancia y merece una conversación.
También he prestado atención a la cantidad de discusiones y comentarios que se ha abierto con personas en respuesta a algunos de mis trabajos de justicia social, que ha sido muy interesante, especialmente en el mundo del arte mural. Cuando empecé a pintar murales, era muy poco común escuchar discusiones sobre género o queerness en estos círculos, y el hecho de que me he encontrado atrapada en algunos conversaciones profundas con gente con la que antes no me imaginaba hacerlo antes significa mucho, y espero que todo el mundo esté discutiendo estas cosas más a menudo.

Hemos oído que jugabas al hockey. ¿Hay algo que eches de menos del juego? ¿Cómo te mantienes en forma?
Cuando digo que solía jugar al hockey, no quiero decir que fuera especialmente buena. Era una práctica necesaria para controlar la ira durante el instituto, desgraciadamente, en la «liga de chicas» no se nos permitía hacer frente a las demás, así que pasé mucho tiempo en el área de castigo, y finalmente lo dejé. Además, es un deporte muy caro.
Pero me sigue gustando todo lo relacionado con el hockey, es decir, es un deporte en el que literalmente tienes que llevar cuchillas en los pies. Lucho por mantener un régimen de entrenamiento consistente, y convertimos un espacio en nuestra casa en un mini-gimnasio donde mis compañeros y yo hemos hecho una especie de entrenamiento inspirado en el cross-fit.
En plena pandemia, nos gustaba hacer estaciones rotativas y una de las estaciones sería el karaoke, así que por ejemplo hacías flexiones durante 30 segundos, abdominales durante 30 segundos, luego rotabas en el karaoke y tenías que cantar los siguientes 30 segundos de «Baby One More Time». Era muy bueno para la moral.

Es el mes de la fantasía en Montana Colors y tu trabajo encaja perfectamente en esta categoría. Si su trabajo formara parte de un universo ficticio, ¿en qué se diferenciaría del que vivimos?¿Cómo sonaría?
En mi mundo, imagino que la gente probablemente se presentaría como cualquier criatura híbrida horribles/amantes con las que se sintieran más cómodos. La gente ha olvidado lo que era el género y están muy versados en la práctica de sintonizar con las identidades y el carácter de los demás a través de una auténtica interacción y la atención recíproca. Todos los días es Halloween y hay un barrio chino en Marte donde se puede pasar el rato con Bjork y Yayoi Kusama en un spa.
Los coches son sustituidos por caracoles eléctricos gigantes que recorren el mundo a través de una deliciosa sustancia viscosa. Nosotros hemos resuelto cómo reponer los impactos de la industria pesquera por partida doble. Todo el mundo es del color que quiera ser.
La gente lleva botellas llenas de salamandras y organismos cibernéticos en sus espaldas, la gravedad sería opcional, la ropa sería opcional, el plástico sería sustituido por hongos, el complejo carcelario-industrial ha sido sustituido por programas de rehabilitación comunitaria, la policía habría sido abolida, tendríamos máquinas que liquidarían los huesos de los nazis en hábitats sostenibles para la vida marina en peligro de extinción, habríamos desarrollado pintura en spray que repara el ozono, los murales (buenos) estarán por todas partes y los gays gobernarán la tierra.

Apoya a Lauren haciendo una compra en su tienda web aquí.

¿Quieres ver más contenido de #mtnfantasymonth? Puedes encontrar una entrevista en podcast con Tatiana Suárez aquí, las creaciones más terroríficas de HarryBones aquí y una nueva lista de reproducción en Spotify de Baer the Butcher aquí.

Añadir un comentario