¿Cómo pintar una pieza de graffiti? Es la pregunta fundamental que se hace todo aquél que quiere iniciarse como escritor. Pero conseguir todo le conocimiento necesario, en una cultura callejera como el graffiti, necesita de aprendizaje autodidacta pintando en las calles y socializando con otros escritores durante años.

Eske Toubourg ha publicado una obra editorial que resume todo este conocimiento y facilita ese proceso de aprendizaje: “Graffiti Bible”. Este libro de 352 páginas comprende todo tipo de lecciones sobre, desde los aspectos más fundamentales del graffiti, hasta los más sofisticados. Pero además incluye una serie de entrevistas a consagrados escritores del graffiti Internacional. Mad C, uno de ellos.

A continuación te adjuntamos un fragmento de la entrevista que se incluye en “Graffiti Bible”, junto a otros grandes escritores.


(…)

“Tuve que olvidar todas las reglas del grafiti, sabiendo que tendría que decepcionar a mucha gente para seguir evolucionando.”

Hablando de la primera vez que tenías un bote de spray en la mano y decías: “Oh, maldita sea, esto es realmente difícil de hacer”. ¿Tuviste algún momento en el que te quedaste atascada?Al principio lo principal fue, sin duda, dominar las herramientas. Por aquel entonces no había la pintura en spray de alta calidad que hay ahora, y yo pintaba principalmente con botes de Sparvar. El mero hecho de presionar el difusor era tan duro que me afectaba en el brazo, y una vez fue tan grave que no pude mover los dos dedos durante dos semanas. Ahora es mucho más fácil con las herramientas que tenemos hoy en día, pero aún con todo es necesario aprender. También recuerdo que intenté pintar una pieza wildstyle transfiriéndola del boceto a la pared, y eso fue un gran, gran desafío. Sobre todo al principio, ya que el resultado nunca se parecía al del boceto, y eso me molestaba mucho. Una vez que dominas lo básico y lo has hecho mucho, se hace cada vez más fácil. Y después, el mayor reto consiste en ser tú mismo, y también tener el valor de olvidarte de todo, es decir, encontrar tu propio estilo. Tuve que olvidar todas las reglas del grafiti, sabiendo que tendría que decepcionar a mucha gente para seguir evolucionando. Siempre me desafío a mí misma, siempre me exijo más, más, más.

“Me llevó 10 años conseguir llegar a decir “realmente, me gusta mi pieza”

¿Cómo superaste el reto de trasladar el boceto a la pared y de dominar las herramientas?
Al principio fue muy duro. Durante los primeros cinco o seis años odiaba todos mis muros. No paraba de trabajar para mí misma todo el tiempo. Me decía: “Dios mío. Esto es terrible”. Me sentía realmente molesta al terminar las paredes. “No me hables” y ya sabes, no me digas que está bien, porque no es así. Esa era yo. Fue horrible. Pero seguí y seguí y seguí. Me llevó 10 años conseguir llegar a decir “realmente, me gusta mi pieza”. Era una locura. Siempre fui mi mayor enemigo y mi peor juez. Probablemente por eso tampoco me importaba la gente que me criticaba desde el principio, porque nadie podía criticarme tan bien como yo.

¿Quién te ha inspirado cuando pintabas grafitis en tus inicios?
SWET, SEEN y Sigi (DARE), sin duda. Sigi, sus piezas eran en realidad 2D, pero parecían 3D, porque tenía esa forma de poner sombras en sus 3D, además de tener una fluidez increíble. Las primeras piezas que vi de SWET representaban mi idea de estilo salvaje: cómo las letras interactuaban entre sí, así como el flow general de las mismas lo fácil que eran de reconocer. Lo que me gustaba de SEEN era su versatilidad. Hacía todos estos estilos de burners y piezas diferentes, pero también murales complejos, algo que en aquel entonces me parecía muy especial. Luego, había un tipo en Alemania llamado BEN1 que hacía caballos fotorrealistas y otras cosas utilizando solo pintura en aerosol, y pensé… “vale, esto es bastante fascinante”. También me gustó siempre DAIM, porque era innovador y me hizo intentar hacer algunas cosas en 3D yo misma, pero sólo durante un tiempo, ya que era un estilo demasiado técnico para mí. CAN2 de Alemania también, porque sus personajes eran muy icónicos, y sus piezas bastante complejas aunque lo hacía parecer muy fácil.

¿Crees que hay escritores que han tenido un mayor impacto en tu estilo que otros? ¿Está más presente el enfoque de Sigi en tu estilo?  ¿Qué piensas?
Nunca he tenido un escritor en el que me haya enfocado. Creo que es porque, por ejemplo, hace poco hice una pared en Irlanda, y mi asistente estaba completamente obsesionado con Felipe Pantone. Así que, todas las piezas que pintaba, eran exactamente iguales a las suyas, aunque una versión peor, ya me entiendes. Lo comprende, porque mucha gente es así. Primero tienen que probar algo que realmente les gusta y hacer lo mismo. Nunca intenté hacer eso, ya que siempre traté de encontrar mi propio tipo de estilo. Mirar las cosas, apreciarlas, pero dejarlas aparte. Ahora, rara vez sigo a alguien con esa intención. No me gusta toda esa influencia: puedes ser una mala copia.

“Cuando voy en avión en un vuelo de 8 horas, tengo que llevar un cuaderno conmigo, porque mi cerebro empieza a escupir ideas.”

La frase sobre no querer toda esa inspiración me sorprende. Tengo curiosidad por saber de dónde sacas la inspiración.
En general soy extremadamente curiosa. Así que, haga lo que haga, cada día me encuentro con algo nuevo. Salgo a pasear. Veo un árbol de aspecto interesante. Cuando voy en avión en un vuelo de 8 horas, tengo que llevar un cuaderno conmigo, porque mi cerebro empieza a escupir ideas. No puedo explicar por qué (risas). Quizás tenga que ver con estar en las nubes o no estar conectado o lo que sea. Es interesante, porque nunca en toda mi vida he tenido un bloqueo artístico. Siento que estoy tan llena de ideas y cosas que quiero hacer, que ni siquiera me dará tiempo hacerlas en esta vida, ya sabes.

¿De dónde viene el nombre MADC? ¿Ponías algo antes de MADC?
Puse muchas cosas diferentes. Ponía Clyde, de Bonnie and Clyde. Puse Ship. Sólo cosas que me parecían interesantes y que me venían a la cabeza… (continúa en el libro)

(…)


Si quieres seguir leyendo esta entrevista y conseguir todo el conocimiento de los escritores de graffiti más veteranos,  Graffiti Bible te facilitará enormemente todo el proceso de aprendizaje de una forma divertida e interesante. Si quieres conseguir el “Graffiti Bible”, pregunta en tu tienda MTN habitual…

Añadir un comentario