En la lucha contra la discriminación de la orientación sexual todos los días son Junio y por eso desde Mtn World agradecemos la oportunidad de hablar con Puño y que nos explique su visión sobre este tema.

Junio es el mes del Orgullo, pero la lucha para normalizar y en algunos casos no dar un paso atrás en esta -y en todas las otras causas- ocupa los 365 días del año. De esta manera, decidimos entrevistar a un escritor que abandera esa lucha con cada una de sus piezas. Puño representa esa manera de ser y ver la vida.


¿Puedes presentarte un poco para situar al lector?
Soy Puño de Valencia, llevo escribiendo graffiti desde 1999 y soy gay. Quizá muchas personas crean que no hay necesidad de exponer mi condición sexual como escritor, pero para mí es realmente importante y está fuertemente relacionado. Plagar la ciudad escribiendo tu nombre por todos sitios es una forma de reivindicarse, de hacerse ver y no ser solo un número más del sistema. Tal y como yo lo entiendo, reivindicarme como gay o como parte de las disidencias sexuales es otra forma de salirse de la norma y acabar con la invisibilización.

«Mis referentes artísticos (incluso en el graffiti) muchas veces también son gays, y no creo que sea por casualidad.Pienso que cuando algo tan natural como la homosexualidad es una característica que en esta sociedad te hace ser el raro o el diferente, eso puede hundirte y hacerte intentar esconder esa “extrañeza” o adaptarla a “lo correcto” o, por lo contrario, puede convertirse en tu fortaleza y en aquello que te hace estar orgulloso de no ser uno más.»

¿Cómo y cuándo decidiste hablar sobre tu orientación sexual en redes sociales, especialmente en un entorno como el graffiti?
Lo cierto es que no recuerdo que hubiera un momento exacto donde decidiera hacerlo. Yo salí del armario siendo todavía bastante joven y nunca me he escondido. Cuando empecé a vivir mi vida como realmente quería y a hablar de mis gustos o mis referentes, supongo que esto tuvo un impacto en el graffiti y viceversa.
Como comentaba en mi presentación, para mí, ser gay no se limita únicamente a mi condición sexual, sino que trasciende esto y forma parte de mi identidad. Mis referentes artísticos (incluso en el graffiti) muchas veces también son gays, y no creo que sea por casualidad.
Pienso que cuando algo tan natural como la homosexualidad es una característica que en esta sociedad te hace ser el raro o el diferente, eso puede hundirte y hacerte intentar esconder esa “extrañeza” o adaptarla a “lo correcto” o, por lo contrario, puede convertirse en tu fortaleza y en aquello que te hace estar orgulloso de no ser uno más.

 

«Por suerte, nunca he recibido a la cara un comentario homófobo de parte de ningún escritor, pero si hubiera sido así, le hubiera hecho arrepentirse. Creo firmemente en la autodefensa y en la tolerancia cero con este tipo de actitudes.»

En tu experiencia, ¿ha habido más criticas o apoyo por parte de la comunidad?
En mi caso he sentido más apoyo o indiferencia que discriminación, o al menos a la cara. Quiero pensar que por muy de barrio que sea mucha gente con la que pinto, no viven en la edad de piedra. Lo que pueda opinar la gente que no es de mi entorno, no me importa demasiado.
Por suerte, nunca he recibido a la cara un comentario homófobo de parte de ningún escritor, pero si hubiera sido así, le hubiera hecho arrepentirse. Creo firmemente en la autodefensa y en la tolerancia cero con este tipo de actitudes.

¿Has sufrido discriminación en persona o por los redes?
Directa o indirectamente las personas que formamos parte de las disidencias sexuales o estamos fuera de la heteronorma, siempre sufrimos algún tipo de discriminación. Nadie mira por la calle a un matrimonio heterosexual por ir cogido de la mano, y si bien es cierto que nadie jamás me ha atacado directamente, sí que se perciben las miradas o los comentarios en voz baja.
No creo que la gente no se atreva a atacarme directamente porque esté libre de prejuicios o porque sean mega tolerantes, si no por pura cobardía. No tengo problemas en decir que el marica te va a partir la cara como te pases de listo, y me gusta dejarlo claro desde el principio. Desgraciadamente, hay que marcar bien los límites y las líneas rojas en según que ambientes.
También es cierto que las personas que exteriorizan más su homosexualidad a través de la forma en la que visten o se comportan, corren más riesgo de sufrir una agresión. Realmente, a parte de homofobia, hay mucha misoginia en estos comportamientos, porque para sus mentalidades (más propias de seres unicelulares que de personas del siglo XXI) que un hombre sea femenino, es una forma de “rebajarse” o “humillarse”; como bajar un escalón social. Por eso les jode y les ofende tanto la pluma.

¿Has notado un cambio de actitudes, respecto a la homosexualidad en el graffiti, en los años que llevas pintando? Y, ¿fuera de este mundillo?
Cuando salí de el armario estaba en una época muy hermética y pintaba con muy poca gente, solo con los más allegados. Sí es cierto que, en mi opinión, donde más es perceptible un cambio es en el tema del lenguaje; en el mundillo del graffiti, cada vez se escucha menos términos como maricón, aunque se siguen utilizando, pero ya no con tanta impunidad o abiertamente.
Yo y muchas otras personas gays, utilizamos siempre el termino maricón como una forma de quitarle toda la carga negativa que tiene esa palabra, y es como la N-word que utilizan los negros pero no permiten que les llame así un blanco. Maricón es algo que nosotros podemos utilizar, pero no los heteros, y punto en boca. Sí que es cierto que no creo que la mayoría de la gente hoy en día utilice el termino maricón haciendo una alusión directa a la homosexualidad (lo cual no quiere decir que sea correcto).
Siempre han habido muchos buenos escritores que han sido homosexuales, como Earsnot o Beks, pero sí que creo muchos escritores gays no hemos podido expresarnos con tanta libertad sobre nuestra condición sexual durante nuestra adolescencia como sí pueden hacerlo los de hoy en día, cosa que me alegra profundamente.

¿Qué opinas sobre las marcas que se vuelcan tan visiblemente con ciertas causas?
Creo que es muy positivo. La homofobia, la transfobia o cualquier otra forma de discriminación, no deben ser cuestiones ajenas a las marcas que quieran adaptarse al siglo XXI, aunque fuera por pura estrategia comercial. Lo fácil es mirar hacía otro lado y no mojarse, pero comprometerse con las causas justas a la larga siempre acaba siendo beneficioso.
Al final, las empresas y las marcas están formadas por todo tipo de personas, al igual que la sociedad. Reivindicar esto y que las marcas apuesten por visibilizar cuestiones como el orgullo, es algo magnífico.

¿Qué significa el mes y día del orgullo para ti?
Para mi Junio es el mes más bonito de el año. Nací en junio y es el mes en el que comienza el verano. Por supuesto, también es el mes del orgullo, donde se conmemoran las revueltas de Stonewall, donde miles de maricones, bolleras y travestis plantaron cara a la policía y les dijeron: “Ya basta de abusos. Ya basta de denigrarnos. Ya basta de matarnos. Estamos aquí, no vamos a adaptarnos a vuestra sociedad heterosexual idílica y vamos a seguir existiendo, le joda a quien le joda. Aunque nos cueste la vida, no vamos a ceder ni un milímetro en nuestros derechos.”

Sigue a Puño en Instagram para ver sus últimos trabajos, incluyendo este reel que hizo con Montana Shop Barcelona.

Añadir un comentario