Janin Nuz es una artista y activista mexicana. Sus personajes característicos están influenciados por su experiencia en el graffiti, combinada con los colores y tipos de letra vibrantes de los rotulistas de su país natal. Utiliza su plataforma para comentar temas sociales que la afectan a ella y a su comunidad en general, y recientemente estuvo en Europa para difundir su mensaje.
MTN World habló con Janin justo después de terminar su viaje.


Janin, ¿de dónde eres?
Soy de San Luis de Potosí, una ciudad del norte de México situada en el desierto. Es una zona en el centro de México.

«Vengo de las afueras de la ciudad, y ese fue mi primer contacto con el graffiti. Antes de visitar un museo, vi murales. Así empecé a conocer a la gente que pintaba.»

¿Cómo llegaste al muralismo, al arte y al graffiti?
Soy diseñadora gráfica. Desde pequeña quería dibujar y soy una persona curiosa. Una vez iba caminando y vi a un tipo pintando un mural con spray y me sorprendió. Pensé: «Yo también quiero hacer eso». Nunca volví a ver la obra, pero ese fue mi primer encuentro con los murales.
Luego conocí al mismo tipo en la universidad y nos hicimos muy buenos amigos amigos. Así que, cuando su crew pintaba, les decía que me invitaran a mirar. Así que estaba trabajando como diseñadora, pero al mismo tiempo estaba aprendiendo en la calle cómo pintar paredes, cómo mezclar pintura.
Empecé a pintar hace unos 11 años. Entonces no había muchos aerosoles, y casi todos eran de marcas de ferretería. Teníamos que mezclar colores y todavía lo hacemos. En mi ciudad se hacía así, pero en realidad no éramos muchos. Es una ciudad industrial y no hay mucho apoyo a la cultura. Hay muchos graffiti ilegales porque no hay espacios de expresión. Por eso hay mucha gente haciendo bombing.
Empecé a pintar grandes formatos y me di cuenta de que pintar murales en la calle tiene un objetivo diferente al trabajo en el estudio o al diseño por ordenador. Los muros tienen una conexión con la gente que pasa. Conecté mucho con la calle.
Vengo de las afueras de la ciudad, y ese fue mi primer contacto con el graffiti. Antes de visitar un museo, vi murales. Así empecé a conocer a la gente que pintaba. Luego empecé a viajar un poco a festivales y a conocer México, porque antes no se usaba tanto Facebook o las redes sociales, y nos conectábamos a través de eventos o viendo el trabajo de otras personas en persona.

«Creo que la mayoría de los escritores son autodidactas, aprenden a pintar a través del graffiti o del arte urbano. Luego empiezan a empaparse de la historia del muralismo en México. Es algo que le dio energía a la escena, porque hay mucha tradición.»

Me gustaría saber cómo crees que el muralismo tradicional mexicano puede haber influido en tu arte o en la escena del graffiti y el arte callejero en general, ¿hay alguna conexión, en tu opinión?
Sí, totalmente. Creo que la gente empezó a pintar de la misma manera que antes. De lo que había antes, hemos aprendido del muralismo de grandes artistas como Siqueiros y Diego Rivera. Ellos hablaban de México y de lo que estaba pasando. Así que hemos retomado esos discursos políticos y sociales para hablar de lo que está pasando en México hoy en día a través del graffiti.
También hemos aprendido mucho técnicamente de esos murales. Creo que la mayoría de los escritores son autodidactas, aprenden a pintar a través del graffiti o del arte urbano. Luego empiezan a empaparse de la historia del muralismo en México. Es algo que le dio energía a la escena, porque hay mucha tradición. Es algo de gran importancia en nuestro mundo: fueron los primeros en pintar estos grandes formatos y nuestros museos y bibliotecas están llenos de su obra. Hay murales por todas partes.
Así que, aunque no siempre entendamos del todo el muralismo, lo vemos cuando vamos a la biblioteca, cuando vamos a los museos. Así que sí, veo una conexión muy fuerte entre el muralismo y lo que estamos haciendo ahora.

¿Cree que hay más tolerancia hacia el arte en los espacios públicos gracias a estos murales?
Creo que sí, ahora, pero hace 10 años, cuando empecé a pintar, todavía nos gritaban en la calle. No había tanta tolerancia porque había mucha gente bombardeando.
También es significativo que haya habido un boom mundial del graffiti, del arte urbano y callejero y que la gente empiece a tener más exposición. En México, la gente está ahora más educada que en cualquier momento de nuestra historia. Los niños en la escuela están empezando a aprender sobre muralismo y muchos de nosotros incluso estamos en los libros de historia en las escuelas primarias, muchos escritores, muchos muralistas. Creo que a partir de ahí se está tomando conciencia.
Es una historia que hay que preservar. La calle también habla de ello. Y las marcas también. Se han hecho grandes colaboraciones con marcas; eso está haciendo que la gente acepte la tradición. Creo que ahora hay más conciencia porque hemos dedicado nuestra vida a la pintura y también hay más apoyo del gobierno y otras instituciones. Hay proyectos que se pagan, lo cual es bueno porque la cultura en México es muy precaria. Es difícil salir de nuestro país para trabajar.

Has podido visitar Europa este verano, ¿verdad? ¿Cómo fue la experiencia?
Era mi primera vez. He viajado a otros países de América Latina, pero Europa ha sido un lugar que me he esforzado por visitar, y fue una experiencia súper bonita. Conecté con toda la gente que pinté en los sitios que visité.
Me encontré con muchos mexicanos, pero todos con los que pinté me recibieron con mucho cariño. Me sentí realmente muy feliz. Hace unos días que volví y todavía no he asimilado lo que pasó porque fue una experiencia muy bonita. Nunca imaginé que mis manos me llevarían a poder conocer otros países, otro continente y presentarme a otros artistas.
Ayer mismo le conté a mi novio que estuve en la tienda de Montana y cómo la primera tienda de MTN estaba en Barcelona. La verdad es que nunca había imaginado que mi trabajo me llevaría a ver cosas que estaban lejos.

Nos conocimos aquí en Barcelona, pero he visto que también estuviste en Dinamarca, Francia y Alemania.
Sí, bueno, mi primer plan era ir a un festival en Dinamarca, pero luego pasaron cosas que me llevaron a otros países a pintar, conocer gente y trabajar. Fue súper bonito poder conocer esos países a través de la pintura.
Como he dicho, sólo tenía en mente Dinamarca, pero luego me puse en contacto con Yubia para hablar de Barcelona y luego de Berlín y la ruta se construyó muy orgánicamente. Surgieron proyectos y fue súper guay poder visitar esos lugares históricamente significativos, por ejemplo Berlín, con su historia, que ahora es algo que la gente está viviendo en mi país. La experiencia de cada país fue diferente, pero obtuve mucho de cada lugar que visité.

¿Qué historia tiene México en común con Berlín?
El muro. Aquí tenemos un muro que divide a México de Estados Unidos, y todos los días mueren inmigrantes tratando de cruzar ese muro. Siempre digo que la historia no debe olvidarse para que no se repita. Es muy triste ver que esto sucede y que en muchos países, las fronteras siguen existiendo y causan muchas víctimas.
Mi país está pasando por un momento difícil con la crisis migratoria, el narcotráfico y las drogas que corrompen al gobierno. Así que están pasando muchas cosas. Por eso en Berlín pinté a una pareja de mujeres mexicanas abrazadas. Se trata de lo que está pasando en mi país, de las mujeres que están desaparecidas. Todos los días mueren mujeres, desaparecen mujeres. Hay muchos feminicidios.
Creo que la pintura también me ha servido para concienciar y hacer ver a otras personas que está pasando algo muy grave que podemos comunicar a través de la pintura.

¿Recibe críticas por lo que pinta o en general la gente la apoya?
Me apoyan mucho. Creo que tengo una profunda conexión con la gente que sigue mi trabajo, de la que me di cuenta antes de venir al extranjero, cuando ahorraba dinero. Vendía cuadros y camisetas. La gente me compraba muchas cosas y me apoyaba para el viaje a Europa.
Sienten que hay una gran necesidad de hablar de mis temas. No hubo críticas, sino la comprensión de que era necesario. Tenemos que utilizar todas las herramientas que tenemos a mano para hablar de lo que la gente está viviendo y lo reflejamos a través de nuestro arte.

«Me di cuenta de que, en realidad, el arte urbano y el arte callejero en México es poderoso porque la mayoría de mis amigos son muy buenos pintando. Tenemos calidad técnica y un discurso fuerte. Estaba en un país tan lejano y me sentí orgullosa de tener amigos con tanto talento.»

Estuviste en Copenhague en el Meeting of Styles, uno de los eventos de graffiti más conocidos del mundo. ¿Cómo convive tu arte con el graffiti?
Bueno, en realidad, cuando las piezas no estaban terminadas, una noche alguien pintó sobre nuestros personajes, tacharon las caras. Pensé: «qué pena-, y todo el mundo me abrazó-. Es la calle, estoy acostumbrada a que estas cosas pasen en todas partes». Incluso en el «primer mundo» siguen ocurriendo disputas en las paredes.
Al día siguiente pude arreglarlo fácilmente y la gente empezó a felicitarme, incluso conocí a un escritor, y me preguntó: «¿Cómo te sientes?». «Muy bien- le dije.- El contratiempo incluso me ayudó a arreglar algunas cosas, y me sentí feliz de hacer cosas que me habían dado miedo». Me dijo: «Eres muy positiva». Le respondí: «No. En mi país estamos acostumbrados a resolver las cosas como se pueda, con las herramientas que tenemos».
A mucha gente le gustaba mi muro. También mezclé colores en aerosol, porque en mi país no hay tantas opciones, no hay muchos colores. Así que mezclo colores para pintar la piel con marcas mexicanas. Estaba mezclando y todo el mundo decía: «¿Cómo lo haces?». Y me di cuenta de que, en realidad, el arte urbano y el arte callejero en México es poderoso porque la mayoría de mis amigos son muy buenos pintando. Tenemos calidad técnica y un discurso fuerte. Estaba en un país tan lejano y me sentí orgullosa de tener amigos con tanto talento.
Me sentí muy afortunada de haber tenido la oportunidad de pintar con toda esta gente nueva. Fue encantador conocer y conectar con tantas chicas, porque gran parte de mi discurso es sobre las mujeres. Me alegró saber que hay muchas mujeres pintando y conectadas. Había una chica de Canadá y su compañera de habitación era amiga mía, otra chica de Finlandia resultó ser amiga de una amiga mía. Había conexiones súper estrechas.
Estoy en el otro lado del mundo y todavía tengo a México cerca. Ver a más mujeres pintando, diferentes estilos, me hizo pensar que llevaría a casa lo que aprendí para que otras pudieran tener las mismas oportunidades de viajar.
La gente me escribió mensajes como: «¡Qué bien, estás viviendo el sueño!». Hay una red de mujeres que han visto que se puede hacer. Hay mucho tiempo y mucho trabajo detrás de todo lo que se ve, pero se puede hacer a pesar de las distancias.

Un par de preguntas para terminar. ¿Quiénes serían actualmente tus tres artistas favoritos del arte urbano, el muralismo y el graffiti?
Mis tres favoritos… Bueno, me gusta mucho Yubia. Cuando empecé a pintar, veía graffitis en las revistas y siempre la he admirado. Otra es Tysa Paulina, que también es de México. Ella es una de las influencias en mi gráfica. Otro es Belín, lo conocí en México y me alucinó cómo manejaba un spray y la técnica que tenía. 

Lo que dicen y lo que hacen hacen que estos tres artistas sean grandes influencias en mi historia personal.

¿Tienes algún color favorito?
Cambia mucho cada temporada, pero me gusta el morado azulado, el malva. Utilizo muchos púrpuras, el profeta Violeta. Utilizo muchos violetas en mi paleta.

¿Qué cap te va mejor para reproducir las cosas que te imaginas?
Utilizo el NYfat cap. Es increíble cómo hace las líneas. El movimiento que hace al pintar es como bailar en la pared.

¿Y qué canciones te gusta bailar?
Ahora me gusta mucho el reggaeton. Me gusta la canción «Me fui de vacaciones» de Bad Bunny, porque esa canción me recuerda muchas cosas. De hecho, empecé a escribir a Yubia porque un día Bad Bunny volvió a publicar una historia sobre un muro que pinté y Yubia me contestó con una cara triste y pensé que no le gustaba mi muro, ¡pero me dijo que había utilizado el emoji equivocado!

Fotos: Jean Félix Fallone.

MTN World tuvo recientemente la oportunidad de entrevistar a otra artista mexicana, Alina Kiliwa. Mira la conversación aquí.

¿Buscas MTN en Mexico? Tenemos tiendas en Ciudad De Mexico, Monterrey y Puebla.

Añadir un comentario