A finales de septiembre la comunidad levantina de Alcoy celebraba el Urban Skills, una muestra de cultura urbana que ha puesto en marcha varios murales de grandes dimensiones por toda la ciudad. Artistas como Sebas Velasco, Smithe y Dems, Dulk o Nuria Mora han conformado un excitante cartel en el que Fasim ha destacado con una intervención de estilo renovado. Una sorpresa estética que nos ha llevado a hacerle algunas preguntas al respecto.

Fotos por Jordi Arques y Juani Ruz.

-Probablemente es tu intervención más grande hasta la fecha… ¿Es la primera en un formato así?
El primero lo pinté hace dos años en Francia, estuve dos semanas con grúa y también era la fachada entera de un edificio, pero el que he pintado en Alcoy pienso que es un poco más alto. En Francia los espacios para pintar los centré en unos cuadrados y aquí ha sido todo el edificio entero. También en Barcelona, en la Nau Bostik, hice uno muy grande con andamios. Pero la sensación era exactamente como la primera vez, un cambio dimensional muy notable al de pintar en el taller o pintar en la dimensión suelo, escalera o andamio. Es una experiencia bestial para un artista poder pintar cuadros gigantes con una grúa elevadora.

Una vez me dijo una frase un amigo salsero; «si no te diviertes, no lo estás haciendo bien».

-El trabajo muestra un cambio de estilo… ¿Este registro responde a una adaptación del estilo de Fasim a este tipo de intervenciones?
Para mí, los festivales de arte urbano son una oportunidad, con todos los medios a tu disposición, para realizar alguna de esas cosas potentes que has pensado desde hace tiempo. Para experimentar algún capricho que se te haya ocurrido. Uno de esos caprichos que tenía muchas ganas de hacer era el de pintar collages enormes. Una vez me dijo una frase un amigo salsero; «si no te diviertes, no lo estás haciendo bien». Así que intento guiarme siempre con esta brújula y en Batoi, en Alcoy, me he divertido mucho.
El collage es una de mis primeras técnicas pictóricas, siempre me ha apasionado. Puede parecer reciente en mi trabajo pero, en realidad, hace muchos años que lo hago. Aunque esta es la primera vez que he pintado un collage en la gigantesca escala de la pintura mural de edificios.

La que he pintado es la denominada cerámica ática, donde el fondo está pintado de negro recortando las figuras del color de la arcilla roja.

-¿Puedes explicar un poco cómo has desarrollado la idea?
Tiene mucho de aquel viejo juego del grupo surrealista encabezado por André Bretón y algo más del grupo de Paul-Émile Borduas  ‘Les automatiques‘ y de la vanguardia Dada; el dibujo automático. Se trataba de provocar el accidente, de juguetear con las imágenes hasta alterar su significado sugiriendo así inesperadas connotaciones. Yo he querido llevar parte de este juego a la dimensión mural.
Hace poco he empezado a estudiar la cerámica griega más profusamente, a sus artistas y a sus diferentes estilos y periodos. Este pasado agosto estuve en Paris y pude ver de cerca algunas de las piezas que atesoran en el Departamento de Antigüedades Griegas, Etruscas y Romanas del Museo del Louvre. Estuve bastantes horas dentro y salí del museo con muchas ideas, quería hacer una serie con este arte fascinante y me puse a trabajar en ello enseguida que tuve oportunidad, aunque sin reinterpretar el arte antiguo, jugando con él.
Desde siempre he tenido gran pasión por el arte antiguo; Grecia, Creta, Egipto… En la cerámica griega destacaré a uno de mis artistas favoritos, el que me ha influido para realizar este proyecto y del que me declaro fan absoluto; se trata de Eufronio, ( Finales del siglo VI a. C. y en la primera mitad del siglo V a. C. en Atenas ), maestro artesano que en su época llegó a producir una alta y muy codiciada producción de cerámica pintada. La que he pintado es la denominada cerámica ática, donde el fondo está pintado de negro recortando las figuras del color de la arcilla roja. Eufronio fue pionero en esta técnica la cual fue reemplazando, poco a poco, a la técnica de las figuras negras sobre el color rojo de la arcilla.
Se le conocen seis piezas firmadas ( euphronios égraphsen, «Eufronio ha pintado» ) y en el muro podríamos decir que hemos participamos dos artistas, porque yo he jugado con Eufronio y me divierte la idea de «Eufronio y Fasim han pintado».

-Empieza a parecer indispensable para los artistas urbanos participar en proyectos de este tipo … ¿es así?
Es una buena manera de proyectar tu obra al aire libre para el gran público y de promocionarte. El desarrollo técnico del arte urbano ha registrado un cambio dimensional desde hace unas dos décadas, con las grúas elevadoras se pasó del nivel suelo al de pájaro, la perspectiva ha cambiado mucho. Es un retorno al muralismo a gran escala, como las publicidades pintadas a mano en las fachadas de Norteamérica en los 70 y 80 o los grandes muros de Orozco y Ribera, pero quizá sea un poco más colosal hoy gracias a las grúas.

Cuando he realizado murales tan grandes he tenido que superar algún reto personal en cada uno, sea con grúa elevadora o con andamio. Supongo que de igual manera pero a otra escala el alpinista debe ir superando sus propios miedos para dar el próximo paso.’

-¿Qué nos puedes decir interesante sobre su ejecución?
Cuando he realizado murales tan grandes he tenido que superar algún reto personal en cada uno, sea con grúa elevadora o con andamio. Supongo que de igual manera pero a otra escala el alpinista debe ir superando sus propios miedos para dar el próximo paso y poder pasar a la siguiente etapa.
Aún soy un poco novato de las alturas, había una parte del muro donde me daba miedo llegar, lo confesaré y no porque le tenga especialmente miedo a la altura. El sitio donde le tenía más respeto era el ángulo superior izquierdo del edificio, donde para llegar allí necesitaba alargar los tres brazos al límite de la grúa elevadora y al mirar hacia abajo me daba la sensación, por la ley de la gravedad, de que iba a volcar. La mente lo entiende así, no entiende que la máquina de abajo pesa 3.000 kilos y te suenan todas las alarmas en la cabeza.
Dominar esa angustia ha sido mi reto personal en este proyecto (risas), al final lo resolví porque me puse en el sitio donde más miedo tenía y apagué la grúa. Me quedé allí arriba en silencio y me fui relajando, acostumbrándome a la situación, desde lo alto observé las hermosas montañas que tiene Alcoy, las nubes, la luz del sol… Y me tranquilicé. Me puse muy contento porque ya estaba normalizándolo, ya podía trabajar en esa zona. Había superado el reto y ya podía pasar a la siguiente etapa.

El muro que más me impactó fue el muro de Sebas Velasco y de Derok, porque tuve el privilegio de presenciar todo el proceso desde el inicio.

-¿Que intervenciones del Urban Skills te han gustado más?
El cartel de este primer año ha sido bastante fuerte para la primera edición. Vincent Company aka Kaniz y la Concejal de Juventud, María Baca han organizado un festival increíble que ha reunido a un grupo muy bueno de artistas y han dejado en Alcoy una buena muestra del arte urbano de la vanguardia más reciente.
Me he ido a Alcoy motivadísimo a pintar porque sabía que iba a participar con grandes creadores y colegas y eso anima mucho a dar lo mejor de tu trabajo.
El muro que más me impactó fue el muro de Sebas Velasco y de Derok, porque tuve el privilegio de presenciar todo el proceso desde el inicio. Desde la elección azarosa del modelo representado, que resultó ser un enorme retrato de medio cuerpo, a uno de los pintores más emblemáticos locales; el escritor, músico y pintor abstracto Manuel Solbes Arjona ( Alcoy, 1945 ), hasta cuando surgió azarosamente la idea en el estudio de Manuel mientras charlábamos, a los primeros brochazos en la pared que dio Sebas. Me gustó mucho la elección del modelo a la manera romántica, poética, buscada azarosamente… Como Monet dando vueltas por su jardín buscando alguna composición interesante. Pero no solo me sorprendió su manera de elegir el modelo, sino también su gesto incondicional de apoyo de un artista a otro y me recordó aquella frase tan buena y tan desoída de «apoya a tus artistas locales».

-¿Se abre un nuevo camino para Fasim?
No descarto hacer más, no lo tengo como objetivo principal y prefiero la rutina creativa de mi taller que es una relación con la pintura  mucho más intima, más poética y artesanal, es más mi sitio y mi objetivo, pero si me llaman para pintar fachadas seguiré experimentando y llevándolo cada vez más lejos. Es muy divertido y ya tengo ideas para volver a hacer otro muro más complejo. No soy realmente un muralista, aunque aprovecho todas las oportunidades como esta para poder decir la mía y así «emitir mis alaridos por los techos de este mundo» como bien aulló Allen Ginsberg.

‘Jon me descubrió a algunos pintores que yo no conocía porque estaba muy absorto en el graffiti y que después serían fundamentales para mí.

-¿Ocultará esta faceta al Fasim wildstyler?
No creo que una habilidad pueda ocultar a otra. Pasa un poco como con los escribas egipcios que sabían escribir jeroglíficos y también dibujar las figuras, hacían ambas cosas y las dos eran igual de importantes. Yo soy más conocido aún por mi faceta como graffiti writer o como artista urbano, pero no es tan conocida mi faceta de taller y es a la que dedico la mayor parte de mi tiempo. Ya viene de lejos, yo empecé a pintar telas y a interesarme por la pintura en serio solo unos pocos años después de empezar en el writing por el 86.
Ya había pintado algunas cosas primigenias sobre lienzo, pero fue en el año 92 un año después de entrar en 156allstarz cuando viví un tiempo en el estudio de Jonone  y de los BadBC en L’Hôpital Éphémère en Saint-Denis cuando me inicié realmente en la pintura, en París.
Pude presenciar el paso clave del bombardeo y de los muros a las telas de lienzo y a las exposiciones en las galerías de arte, porque muchos no saben que la historia del arte urbano europea empezó allí, en L’Hôpital Éphémère.
Jon me descubrió a algunos pintores que yo no conocía, porque estaba muy absorto en el graffiti, y que después serían fundamentales para mí; entre ellos a Jean-Michel Basquiat y a Miquel Barceló.

-¿Por qué el graffiti ortodoxo no parece tener tanta cabida en este formato?
Bueno, también vemos edificios con letras, acabo de ver un edificio de Swet71 entero con wildstyle en Graffuturism, también se hacen.
Recuerdo que el primer muro que vi pintar con elevador fue en Montpellier en el 2002, lo pintaron; Loomit, Dare (RIP) y Toast en solo tres días. Fue un espectáculo poder ver como trabajaban con la grúa e iban desarrollando el mural, recuerdo que Dare hizo una pieza enorme y le quedó muy bien, también Loomit hizo letras alrededor de la fachada, Toast matizaba una escena en la parte central con personajes y unos efectos de iluminación muy potentes. Era un muro de grandes habilidades, letras, dibujos, fondos… Todo junto.
Todo lo mejor familia ♥

Añadir un comentario

En este sitio se utilizan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada.
Puede obtener más información de las mismas en nuestra "Política de cookies".