Piero Maturana es un pintor y muralista cuya última exposición se inauguró en la Galería Montana Barcelona la semana pasada. Afincado en Concepción, Chile, su obra se caracteriza por una aproximación casi sintética a la pintura figurativa: vectores de colores pastel se reúnen para retratar personajes solemnes y naturalezas muertas.
MTN World se sentó con el artista durante su estancia en Barcelona, donde nos explicó sus orígenes en el graffiti con los medios más humildes, sus incursiones en el fotorrealismo y su actual estética distintiva.


El camino de Piero hasta la Montana Gallery Barcelona fue sorprendentemente directo. “Instagram es mi portfolio”, explica a MTN World en la terraza informal de B.Murals en Barcelona. “Llevo años pintando, publicando lo mejor y así es como acabé siendo invitado. Recibí un mensaje directo de Anna Dimitrova ofreciéndome una exposición. Estaba encantado”.

“Fue entonces cuando me di cuenta de que era posible pintar en los trenes o en las calles. No recuerdo haber dibujado tanto de niño, pero sí mi primer interés por el graffiti”

Estos enlaces digitales son un ejemplo de la capacidad que tienen las redes sociales de permitir a los artistas compartir su obra con un público mundial, aunque no procedan de una capital artística establecida. Piero admite que Concepción no tiene la escena de arte mural más fuerte – “Tiene un largo camino por recorrer todavía”-, pero reconoce que la escena del graffiti de la ciudad está viva y en buen estado. Sus inclinaciones artísticas se remontan al bombardeo callejero, con tan sólo 13 años, cuando puso sus ojos por primera vez en una revista europea de graffiti que había conseguido su primo.

“Cuando vi fotos de graffiti, me quedé asombrado”, recuerda Piero. “Fue entonces cuando me di cuenta de que era posible pintar en los trenes o en las calles. No recuerdo haber dibujado tanto de niño, pero sí mi primer interés por el graffiti”. El artista está de muy buen humor, todos sus recuerdos parecen suscitar una sonrisa. Eso y su acento chileno, hace que la energía positiva sea contagiosa.

Piero aún vivía en su ciudad natal, Curicó, en el centro del país, cuando empezó a hacer tags con su primo y un par de amigos. Al no disponer de materiales artísticos, encontraron otra forma de escribir sus nombres: con carbón. “En Curicó llueve mucho y nos alegramos mucho cuando algunos de nuestros sobrevivieron más de lo esperado. Sin saberlo, estábamos descubriendo la naturaleza efímera del etiquetado”.
A medida que Piero crecía, él y su crew disfrutaban de la sensación de poder que les daba el bombing: “Nos sentíamos los jefes de las calles, ¡podíamos hacer lo que quisiéramos!”. Así que, lógicamente, sus medios para pintar también se desarrollaron. “Tenía amigos que llenaban un tubo vacío de pasta de dientes con una esponja empapada en tinta para hacer firmas. Todo era muy “hazlo tú mismo”. Tuvieron la suerte de que Curicó fuera permisivo con su actividad en ese momento: “Era fácil. Había muchos muros y poca policía”.

La primera firma de Piero fue “Seiko” -su padre era relojero-, pero pronto se planteó pintar piezas más ambiciosas. Él y su hermano se inspiraron en las piezas 3D de artistas como Daim, que tendrían un efecto duradero en sus habilidades como pintor: “Empecé a entender los conceptos de volumen, luz y sombra”. Todavía no tenía acceso a la pintura en spray, así que se hizo experto con el pincel.
Fue en esa época cuando Piero se dio cuenta de que necesitaría más tiempo para producir su obra, lo que le llevó a cambiar de táctica: “Empezamos a pintar de día, con permiso, para poder pintar piezas más elaboradas de forma más relajada”. Su temática evolucionó de las letras en 3D a los retratos, pero todavía muy influenciados por la escena internacional del grafiti: “Fue en la época del Fotolog. Empecé a descubrir a escritores como Belin, de España”.

El afán de Piero por mejorar su oficio se hace patente en su obra de la época: “Quería pintar los detalles asociados al fotorrealismo. Así que ojeaba las revistas de moda que tenía en casa, porque tenían la mejor resolución, e intentaba pintar a los modelos, por aquel entonces ya utilizaba sprays. Mi pasión era la pintura”.
Piero aún no podía conseguir la amplia gama de pintura especializada para graffiti que hay hoy en día, así que improvisó, mezclando pintura en aerosol a mano: “Compraba un bote de rojo, azul y amarillo, y dos blancos. Esa era mi compra para pintar un mural. Así que con un par de latas vacías y el tubo de tinta de un bolígrafo Bic, podía hacer mis propios colores”. Sin embargo, los experimentos no siempre tuvieron éxito: “¡Una o dos veces la pintura nos explotó en la cara! Había que mezclar todo a distancia”.

Estaba más que satisfecho pintando las calles de su ciudad durante los años 2000, pero llegó el momento de que Piero se tomara el arte más en serio. Se fue a estudiar arte a la universidad de Concepción para ampliar sus conocimientos de pintura. Pintó menos producciones murales y volvió a trabajar con pinceles. También quería evolucionar del fotorrealismo que había utilizado durante varios años: “Empecé a buscar mi línea personal, no tan realista. Primero fragmenté las figuras, luego empecé a reducir la anchura del contorno, hasta el punto actual en que los espacios son los que definen las formas”.
Los colores son una clara marca de la obra de Piero, resultado de su formación en la mezcla de colores en lugar de utilizar tonos de fábrica: “Me gusta trabajar con colores que no tienen nombre. Intento encontrar un equilibrio de tonos grises y saturados, que a veces pueden ser disonantes y otras veces concordantes. Trato de encontrar colores que produzcan tensión”. El artista chileno parece haber encontrado un estilo individual, brillante y a la vez algo melancólico, con sus deudas al graffiti y bellas artes pagadas en su totalidad.

Instersticios” de Piero Maturana se expone en la Galería Montana de Barcelona hasta el 12 de noviembre.

Añadir un comentario